9.9.08

Fin

A veces llega un momento en la vida de alguien en el que se plantea alguna que otra cosilla. Y, aunque parezca increíble, de vez en cuando se saca alguna que otra conclusión. Como hoy, que he llegado a la conclusión de que este blog ya está obsoleto en cuanto a mí y mis circunstancias. Por tanto, con mucho pesar y pena, me decido a cerralo de una vez por todas. Fue bonito mientras duró, pero a veces hay que marcarse nuevos horizontes, y este es el caso. Por tanto, definitivamente Desazones Inéditas ha muerto.

Para los que me echen de menos, sepan que comienzo otro blog, y que estará dedicado a más cosas, no solo a lo que yo escriba (hartos debíais estar ya de mi basura) o lo que escriban otros, sino abrirme a nuevas formas de retratar lo que pasa por mí y transmitirlo. Ya no es hora de quedarse en la concepción de uno mismo, es hora de abrirse al mundo, ¡coño! El blog se llamará "Tropotipo", y su dirección será:

http://tropotipo.blogspot.com/

Os deseo un buen futuro, y os doy las gracias por los momentos que habéis dedicado o desperdiciado en esto.

Y ahora sí y definitivamente: //

19.4.08

Ilusión

"Contemplé la escena que se extendía ante mí -el desnudo edificio, el sencillo paisaje, las paredes heladas, las ventanas vacías, que parecían ojos, los escasos arbustos y los blancos troncos caídos- con tan completa depresión de ánimo, que no puedo compararla a otra sensación terrena, sino a la que experimenta el fumador de opio al despertar de un sueño y pasar de nuevo a la vida diaria, y ver que el velo ilusiorio ha caído de sus ojos."

Sí, al fin y al cabo sigo vivo. Un fragmento de El hundimiento de la casa Usher, relato de Edgar Allan Poe.

25.12.07

Frases de efecto

"Autoritarias, paralizantes, circulares, a veces elípticas, las frases de efecto, también jocosamente llamadas pepitas de oro, son una plaga maligna de las peores que pueden asolar el mundo. Decimos a los confusos, Conócete a ti mismo, como si conocerse a uno mismo no fuese la quinta y más dificultosa operación de las aritméticas humanas, decimos a los abúlicos, Querer es poder, como si las realidades atroces del mundo no se divirtiesen invirtiendo todos los días la posición relativa de los verbos, decimos a los indecisos, Empezar por el principio, como si ese principio fuese la punta siempre visible de un hilo mal enrollado del que basta tirar y seguir tirando para llegar a la otra punta, la del final, y como si, entre la primera y la segunda, hubiésemos tenido en las manos un hilo liso y continuo del que no ha sido preciso deshacer nudos ni desenredar marañas, cosa imposible en la vida de los ovillos y, si otra frase de efecto es permitida, en los ovillos de la vida."

Texto de José Saramago en La Caverna.

7.12.07

Fando y Lis

video

Primera escena de Fando y Lis, una película de Alejandro Jodorowsky, adaptando a Fernando Arrabal.

18.11.07

Otoño



Y llegado otro otoño; cansado de ver siempre las mismas hojas caer; los mismos árboles sumirse en ese ciclo insulso que, hasta ahora, era un delicado complejo de lapsos profetizadores de los fríos inviernos, como el reo que camina adonde le aguarda su muerte; me revivo en mis palabras, atenúo mis rémoras, desvisto galimatías y engaño a mis temores.

Abro mis ventanas al frío viento, y al compás de sus ráfagas, las arañas anidan en mí, resguardándose del adusto invierno.

Porque ya no soy aquel que creía en la soledad del alma, ni aquel que se lamentaba entre tanto sinsentido, porque, si los sentidos no me fallan, es el otoño el que me llena, el suave olor a tierra húmeda en las mañanas el que me despierta, y el sonido del viento el que me aviva.

Porque, si la vista no me falla, son tus almagres atardeceres, tu sol ambarino, tus añiles cielos, tus ocres, cobrizas y pardas hojas los que hacen de mí lo que soy ahora.

Son los me vuelven sumiso a ti, otoño.//

Aunque todos sabemos que ya no eres el mismo. 

11.11.07

Tres mil seiscientos segundos de melancolía

No hay nada que se adecúe tanto a un día triste como una canción triste, de esas que te hacen recordar los motivos de tu desazón.
Nada más típico que las preguntas retóricas de existencialistas soliloquios, a modo de reloj, marcando los tiempos y el desarrollo de conclusiones.
Nada tan amargo en el transcurso de esos días como el sabor de la locura, que se entrelaza con los pensamientos más cuerdos.
Y las conclusiones, si es que las hay, son en su mayoría meras resignaciones, que fácilmente podrían dar lugar a nuevos conflictos racionales.
Pero lo cierto es que lo que más caracteriza a los días melancólicos son los intensos segundos, y su silencio aparente, que envuelven al pensador en una atmósfera difusa, irreal.

Nada hay que entristezca más un día triste que el hecho de que exista dicho día.//

La tristeza por lo absurdo. Eso sí que es triste.

14.10.07

Amor dormido

"Dormías, los brazos me tendiste y por sorpresa
rodeaste mi insomnio. ¿Apartabas así
la noche desvelada, bajo la luna presa?
Tu soñar me envolvía, soñado me sentí."

Una pequeña poesía de Jorge Guillén.